Volkstrauertag 2015 Cuacos de Yuste


El pasado domingo 15 de noviembre, a las 12 y cuarto de la mañana, se celebró en el patio de enterramiento del Cementerio Militar Alemán de Cuacos de Yuste, en Cáceres, el Volkstrauertag 2015 (Día de Luto Nacional o Jornada del Recuerdo), que como cada año, conmemora el fallecimiento de todas aquellas víctimas de las guerras.


Vista de uno de los rincones de Cuacos de Yuste

En esta ocasión, asistieron al evento el Embajador de Alemania en nuestro país, Excmo. Sr. Peter Tempel, el Agregado de Defensa, Coronel de E.M de la Luftwaffe Bernd Albers, el Agregado Adjunto de Defensa Tcol de E.M. Jochen Hübner, el Cónsul Honorario de Alemania en San Sebastián Dr.  Paul Schröder, el  Alcalde del municipio de Cuacos de Yuste Sr. José María Hernández, el Sr. Juan Manuel Cuervo, Presidente de la Asociación de Amigos de Anclas del Museo Philippe Cousteau, así como una representación de la Guardia Civil, Policía Nacional, familiares de los militares fallecidos, y curiosos, totalizando unas 50 personas. 


De derecha a izda. El Embajador Excmo. Sr. Peter Tempel, el alcalde de Cuacos Sr. José María Hernández, el Agregado de Defensa Coronel Bernd Albers, y los oficiantes Simon Döbrich y Stephanie Schmidt-Egger.

La ceremonia religiosa fue ofrendada por la Militärpfarrerin Dr. Stephanie Schmidt-Eggert y el Pfarrer Simon Döbrich, que agradecieron a los presentes su asistencia, y dedicaron los actos a recordar a todos los fallecidos en acciones violentas, especialmente en las guerras, y en la que se cantó entre otros, el salmo 139, acompañado por un solo de trompa interpretado por Jakow Wankel. 



Del discurso, en alemán y castellano, destacamos el ejemplo que pusieron al hablar de cómo todos necesitamos alguna vez ayuda del prójimo y de cómo los marinos utilizan sus dos manos, una para asirse fuertemente al barco y la otra para prestar ayuda a quien la necesita en las embravecidas aguas del océano, dando a entender que a veces el prestar ayuda no supone un gran esfuerzo ni un peligro para quien lo practica, si se hace con precaución.

La alocución del señor Embajador comenzó recordando que este acto de exaltación a las víctimas, se celebraba en todo los lugares cuando en Alemania las banderas ondeaban a media asta por las víctimas de las guerras, máxime cuando este año se celebraba el 70 aniversario de la finalización de la Segunda Guerra Mundial y de la liberación de Alemania por los aliados y tuvo un emotivo recuerdo a los fallecidos en el reciente atentado terrorista en la ciudad de París, causado por integristas islámicos. 
Continuó haciendo un pequeño balance acerca de la historia de la Volksbund, la Comisión para el mantenimiento de las tumbas militares alemanas, que se encarga del cuidado y adecentamiento de las sepulturas repartidas por todos aquellos lugares en los que se desarrollaron batallas y combates.



Para finalizar recordó a los militares, policías y guardias civiles alemanes y españoles que fallecieron en misiones de paz en aquellos países en los que se encuentran desplegados defendiendo las libertades y dando ayuda humanitaria en Irak, Siria, Afganistán, Oriente próximo y Ucrania entre otros y agradeció la presencia de los asistentes.

Posteriormente se rindió honores a los fallecidos con la entrega de una corona de flores adornada con los colores de la bandera de Alemania.


Después del acto, se ofreció un ágape en el Hotel Rural "Villa Xarahiz" de la localidad de Jaraíz de la Vera al que tuvimos el honor de asistir, invitados por el Coronel Albers, y que aprovechamos para hacer entrega al señor Embajador de un ejemplar dedicado del libro sobre el cementerio militar, recientemente publicado (ISBN 978-64-15823-21-6), así como de otro ejemplar que quisimos hicieran llegar al Presidente de la Volksbund y de algunos otros ejemplares más a significadas personas.


El libro sobre el cementerio de nuestros compañeros José Violat, Agustín Ruzafa y Javier Verdú, que presidió toda la ceremonia. A la derecha, la corona de flores ofrendada por las autoridades.


Al igual que en años anteriores, u-historia estuvo representada por José Carlos Violat, que acudió acompañado de su esposa Puri y de Francisco Violat, que efectuó el reportaje fotográfico que acompaña a estas líneas.
En esta ocasión, efectuamos nuestro pequeño y sentido homenaje de respeto al Gefreiter (soldado de primera) Johannes Noenge, internado en España después de perder Alemania el protectorado de Camerún en el año 1916, y que falleció en Zaragoza a la edad de ¡¡17 años!! el 29 de mayo de 1918 según el resultado de las últimas investigaciones realizadas por José Carlos.


José Carlos intercambiando impresiones con el Cónsul de San Sebastián.
Monolito levantado en Aranaz.

Una vez finalizado el acto, hicimos la presentación al Agregado de Defensa del señor Juan Manuel Cuervo, Presidente de la Asociación de Amigos de Anclas del Museo Philippe Cousteau, que tuvo la amabilidad de contactar con nosotros para exponernos el proyecto de concesión para el próximo año 2016, del galardón denominado “Pergamino” que entregan a aquellas entidades relacionadas con “la mar”, y que desean sea otorgado a los marinos alemanes en general y a los más de 30.000 hombres que prestaron sus servicios en la Ubootwaffe y que perecieron en acto de servicio por su país, y que tienen por sepultura las aguas de los mares y océanos.

Francisco y José Carlos Violat con el Sr. Juan Manuel Cuervo.

También intercambiamos algunas palabras de agradecimiento con Alejandro Ibargoyen y Javier de la Hoya, dos amigos de Irún, que gracias a sus investigaciones y tesón, han conseguido erigir con su esfuerzo y la ayuda de las administraciones, un pequeño monolito que recuerda la caída del avión alemán JU-290 A-3 (9V+DK) en el pico Aizalegi de la localidad de Aranaz (Navarra), en el que fallecieron 10 aviadores al colisionar su aparato contra un monte el día 26 de diciembre de 1943.  


José Violat, Javier de la Hoya y Alejandro Ibargoyen (de izquierda a derecha 2º, 3º y 4º)


Finalizamos la agradable jornada otoñal despidiéndonos de todas las autoridades y emplazándonos para el próximo año.


A la izquierda curiosa instantánea del padre Simón ataviado con un tricornio. A la derecha la tumba de Johannes Noenge, el Gefreiter que falleció con solo 17 años.


Artículo realizado por José Carlos Violat Bordonau.
Fotos: José Carlos Violat y Francisco Violat.

Atrás
Nota Legal y Copyright ©
Inicio
Contacto