Volkstrauertag 2014 Cuacos de Yuste

El domingo 16 de noviembre de 2014, a las 12 de la mañana, daba comienzo en el idílico Cementerio Militar Alemán de la cacereña localidad de Cuacos de Yuste, el Volkstrauertag o Día de Luto Nacional, que cada año conmemora la Embajada Alemana en España, y al que acudió nuestro compañero José Carlos Violat Bordonau en representación del proyecto técnico-histórico U-historia.com.

Este año fue el primero que estuvo presidido por el Excmo. Sr. Peter Tempel, Embajador de la República Federal de Alemania en España (que sustituyó al anterior Canciller Sr.  Reinhard Silberberg que estuvo 5 años en su cargo), y cuyas Cartas Credenciales presentó el pasado día 6 de octubre al Rey Felipe VI.

Igualmente acudió al austero evento el Agregado de Defensa de la Embajada de Alemania, Coronel de Estado Mayor de la Luftwaffe Bernd Albers, que lo hacía por segundo año consecutivo tras sustituir al Coronel del Ejército de Tierra Knuth Schrader. También participaba por primera vez el Agregado de Defensa Adjunto, Teniente Coronel de Estado Mayor del Ejército de Tierra Jochen Hübner, en sustitución del Capitán de Fragata Jens Werner Müller, amigo y colaborador de este proyecto histórico, que finalizaba su agregaduría este año 2014, a los que saludamos y con los que intercambiamos algunas palabras antes del acto.


Comienza la ceremonia.


Al igual que en otros años, acudió como representante de la administración civil española, el Sr. Alcalde del Excmo. Ayuntamiento de Cuacos de Yuste, señor Eulogio López Moreno, con el que comentamos las incidencias del reportaje recién emitido de Canal Extremadura sobre el cementerio militar, en el que participó el Vice-cónsul Sr. Reinhard Paichrowski, así como el colaborador de u-historia José Carlos Violat.

Completaban el resto de asistentes un capitán, un sargento y un guardia en representación de la Guardia Civil, Cuerpo Nacional de Policía, soldados, aviadores y marinos de las tres Armas del Ejército alemán, familiares y curiosos, totalizando aproximadamente el medio centenar de personas.

Como es habitual en este tipo de actos, la ceremonia religiosa fue oficiada por un sacerdote protestante de la Parroquia Evangélica de habla alemana de Madrid, el Pfarrer Stephan Büttner, auxiliado por una mujer, sacerdote igualmente de la misma comunidad, la Prof. Dra. h.c. Margot Käßmann, Embajadora del Consejo de la Iglesia Evangélica en Alemania para el Aniversario de la Reforma 2017, que destacaron en su alocución la importancia de los cementerios como lugares de duelo y como recuerdo y advertencia para las generaciones venideras.


Asistentes al acto antes del inicio del mismo.


Seguidamente tomó la palabra el señor Embajador, que recordó en su discurso en castellano y alemán, que este año se conmemora el centenario del inicio de la Primera Guerra Mundial, un conflicto global que movilizó a casi 70 millones de combatientes, y que costó la vida a casi 10 millones de soldados de un total de 40 millones entre heridos y desaparecidos. Igualmente tuvo palabras de aliento para las víctimas de los conflictos que han sucedido después, y recordó a los soldados y policías que han perdido la vida en conflictos regionales o en misiones de paz o humanitarias.

Posteriormente ofrendó junto al Coronel Albers, una corona de flores adornada con los colores de la bandera alemana, en memoria de los fallecidos cuyos restos reposan en el camposanto cacereño.

El acto estuvo acompañado en este año por un joven intérprete, que puso música con su trompa a los cánticos religiosos en este otoñal día de recuerdo.


Ofrenda a los fallecidos. El señor Embajador y el Agregado de Defensa presentando respeto a los caídos.


Con la participación de una joven muchacha, que ofrendó una gran cruz formada con cantos rodados recogidos en el campo, finalizó el acto, centrado este año en conmemorar a los fallecidos en la Primera Guerra Mundial (26 de cuyos militares están enterrados en este cementerio) desplazándose posteriormente los participantes a la cercana localidad de Jaraíz de la Vera, donde celebraron una comida de hermandad.

Nosotros, tras la ceremonia religiosa, nos reunimos para intercambiar las últimas palabras con algunos de los asistentes y emplazarnos para el acto que se deberá de celebrar el próximo año, por las mismas fechas.


A la izquierda, la nieve en los picos de la Sierra de Gredos. A la derecha fragmento del muro del cementerio

Regresamos a casa con el deber cumplido y pensando ya en el próximo Volkstrauertag, que sin duda alguna, será muy especial para nosotros, así como para el proyecto histórico-técnico u-historia.com. No queremos adelantar los acontecimientos y guardamos el debido secreto, que ya se desvelará a su tiempo.

El equipo de redacción de U-historia.


Discurso del Excmo.Sr. Peter Tempel, Embajador de la República Federal de Alemania en España

Señoras y Señores:

Este año nuestra mirada está dirigida de varias maneras hacia la Primera Guerra Mundial, que estalló hace 100 años y que, con toda razón, se define como la “catástrofe primigenia del siglo XX”.

Pero aún hay más. Hace 75 años se desencadenó la Segunda Guerra Mundial, que multiplicó el terror y la violencia hasta lo inconcebible.

Estos aniversarios nos hacen conscientes de la Historia que nos ha marcado. Y nos hacen ver con mayor claridad el presente y los desafíos del futuro.

Echar la mirada atrás podrá agudizar nuestra atención y advertirnos de lo que puede suceder, si bajamos la guardia.

La Primera Guerra Mundial fue la partera de los dos grandes movimientos y sistemas totalitarios antagonistas del siglo XX, el nacionalsocialismo y el comunismo. Durante largos decenios determinaron la vida no sólo en Alemania, sino también en Europa y mucho más allá.
Tras la catástrofe de la Segunda Guerra Mundial el mundo quedó dividido en la Guerra Fría, también Alemania. Con las revoluciones pacíficas en Centroeuropa y la RDA, hace 25 años se abrió la puerta hacia la unidad: la unidad de Alemania y la integración de Europa en el seno de la UE.  Hace 10 años la UE se amplió con las nuevas democracias de Europa Central y del este.


4 de los 26 militares caídos durante la Primera Guerra Mundial.


El estudio de las catástrofes de la primera mitad del s. XX y las lecciones extraídas de ellas, con el diseño de una Europa integrada, nos muestra claramente que la Unión Europea es más que un proyecto financiero y económico. Es una gran obra de paz y reconciliación. Mantenerla y continuar desarrollándola no sólo merece la pena; es además la condición para nuestra existencia futura. Con razón la UE obtuvo el Premio Nobel de la Paz en 2012.
A la vista de las crisis en Ucrania, Oriente Próximo y África volvemos a ser conscientes de lo importante que es la defensa de una paz que garantice la libertad y la independencia. Para ello se requiere solidaridad.

Hoy no solo recordamos a las víctimas de las pasadas Guerras Mundiales, sino también a las personas que padecen la violencia y la arbitrariedad o que pierden la vida en conflictos actuales.
Por desgracia en muchas regiones del mundo se mantiene la disposición al empleo de la violencia para imponer objetivos religiosos, militares y, en definitiva, políticos.

Hay nuevas formas de amenaza, que se han vuelto más complejas en un mundo globalizado y que debemos combatir.

Por ello lo correcto y lo importante es que soldados alemanes y españoles participen en misiones de paz en el mundo. Ambos países asumen así su responsabilidad en el marco de la comunidad de Estados.

Nuestros pensamientos están hoy sobre todo con las familias y los amigos de los soldados, policías y cooperantes civiles alemanes y españoles que en los años pasados han caído, han sufrido accidentes mortales o han sido heridos en misiones en todo el mundo.

Debemos trabajar para diseñar un mundo más pacífico. Entonces, aquellos que hoy homenajeamos con una ofrenda floral quizá podrán descansar más tranquilos y sus descendientes quizá puedan decir que su sacrificio no fue en vano.
Les agradezco su asistencia y su solidaridad. En particular quiero dar las gracias a los ciudadanos del Reino de España, en cuya comunidad se encuentra este lugar de duelo, de conmemoración y de compromiso con un futuro en paz, que han acudido hoy aquí con motivo de este día festivo alemán.



Artículo realizado por José Carlos Violat Bordonau.
Fotos: José Carlos Violat y Francisco Violat.

Atrás
Nota Legal y Copyright ©
Inicio
Contacto