Homenaje de Alemania a los caídos enterrados en el
Cementerio Militar Alemán de Cuacos de Yuste 2009

El pasado domingo día 15 de noviembre, se celebró en el cementerio militar alemán de la localidad cacereña de Cuacos de Yuste, el homenaje anual a los soldados, aviadores y marineros allí enterrados.

Sobre las 11 horas llegué al recinto. Con un cielo encapotado, aunque con una temperatura muy agradable, aproveché el tiempo que aún me restaba para pasear por las alrededores del camposanto, bajo la atenta mirada del escudo imperial de nuestro emperador Carlos V, así como para fotografiar algunas lápidas, encargo de un compañero.

Al igual que en los últimos 3 años, U-Historia estuvo representada, en esta ocasión por dos colaboradores,  Javier Verdú, quien se desplazó desde la ciudad de Málaga y yo mismo.

El acto, realizado con la colaboración de la Embajada de Alemania en España, comenzó a las 13 horas y contó con la presencia del Ministro-Delegado de la misma, con una nutrida representación de las fuerzas armadas de la Bundeswehr, a la cabeza de la cual se encontraba el Coronel Elmar AUTH, Agregado Militar en España, así como con el Alcalde de la Localidad de Cuacos de Yuste, D. Sixto Teno Labrador, de una delegación de la Guardia Civil, del Cuerpo Nacional de Policía y la asistencia de aproximadamente medio centenar de familiares y curiosos.



Tras las presentaciones de rigor, comenzó el homenaje, acompañado por segundo año consecutivo por un pequeño quinteto de viento que puso música al acto.
El Ministro-Delegado tomó la palabra para, en castellano, hacer un alegato en contra de las guerras y del genocidio, así como para explicar las actuales funciones humanitarias de los soldados y policías, alemanes y españoles, destacados en los conflictos actuales en Asia y Europa. Recordó a los fallecidos en las misiones que actualmente están operativas, y a todos aquellos que lo hicieron defendiendo a su patria.


Seguidamente, y en un acto cargado de sentimiento, se hizo la ofrenda floral por parte del Agregado Militar así como del representante de la Embajada, terminando el homenaje con una misa en alemán y castellano.

Finalizó el acto con unas palabras de los sacerdotes celebrantes, así como algunos cánticos religiosos, que pusieron la nota de color junto al quinteto de viento.

Al igual que en anteriores ocasiones, aprovechamos Javier y yo para rendir nuestro pequeño homenaje particular a los fallecidos, colocando en esta ocasión una rosa blanca frente a la lápida del marinero Johann Mayer, al que tomamos como representante de los submarinistas allí enterrados, quien con sólo 18 años murió en el desempeño de su deber, a bordo del U-77.
Sobre las 14 horas me despido de las autoridades allí reunidas, con la grata sorpresa de la invitación a comer con ellos.

Permanezco aún varios minutos en el lugar, junto a Javier, con el que hablo sobre algunos aspectos del homenaje, del cementerio y de nuestro proyecto histórico, quedando ambos en intercambiarnos información sobre algunos temas.

Como la hora de comer se acerca ya, me despido de Javier y me desplazo hacia el hotel en el que se celebrará el ágape.


Allí coincido en la mesa, entre otros, con el Coronel ELMAR así como con el Teniente Coronel Markus BUNGERT (Agregado de Defensa Adjunto) y su esposa, con los que, entre bocado y bocado, establezco una muy buena relación, aprovechando para comentar aspectos de defensa, de actualidad política, de gastronomía o de historia militar.

Dos horas después, que me pasaron fugazmente, finalizábamos de comer, momento que aproveché para agradecer al propio Coronel ELMAR, al Tcol. BUNGERT y al Subteniente Klaus FARGEL, su amable invitación a la vez que les daba también las gracias por haberme facilitado el poder acudir a la visita del U-34 a Rota.

Me despedí de ellos, emplazándome para la próxima visita el año que viene, o antes, si coincidimos en Madrid.


José Carlos Violat Bordonau -2009- Fotos: Javier Verdú


Atrás
Nota Legal y Copyright ©
Inicio
Contacto