Visita al U 1 del Deutsches Museum de Munich
El propósito de este artículo es contar la visita al U1 que se exhibe en el Deutsches Museum de Munich, no obstante y desde el principio aclaro que semejante viaje se puede abordar con perspectivas bastantes mas amplias que la de ver este submarino. Es decir se trata de un viaje que se puede hacer perfectamente con la familia, como forma de hacer turismo de fin de semana y no de una peregrinación para ver estrictamente el navío en cuestión.
Cómo llegar
Por lo pronto Munich es una ciudad preciosa, divertida y sumamente elegante que merece una visita en sí misma. Su aeropuerto, por otra parte, dispone de magníficas oportunidades de vuelos baratos con todas las compañías; basta entrar en cualquiera de las páginas de internet dedicadas a viajes y tendreis estupendas oportunidades. Desde luego mucho más barato que intentar ir en coche. Por lo tanto con dos horitas de vuelo desde muchos de los aeropuertos de España te plantas por cuatro duros en esa ciudad.
Es algo que muchos españoles desconocen, pero resulta más barato tomar un avión y plantarse en Munich por ejemplo, para tres días, que ir desde una punta a otra de España en coche y posiblemente para esto último necesitas más días de vacaciones que para lo anterior.
La Ciudad
Ir desde el aeropuerto a la ciudad es fácil: o bien taxi que es un poco caro porque el aeropuerto está bastante lejos del centro (40km), o bien en un tren de cercanías que sale desde el propio aeropuerto y esta muy bien señalizado.
El recorrido hasta el centro dura unos 45 min. Y puedes bajarte en la Estacion principal (Hauptbahnhof) que está muy céntrica o en alguna de las paradas de metro por las que pasa el propio tren, incluyendo Marienplatz, que es el mismísimo centro de la ciudad. En varias de las paradas de metro puedes hacer los enlaces que estimes más convenientes.
El Taxi, a pesar de ser caro desde el aeropuerto por la longitud del trayecto, no es caro dentro de la ciudad, cuesta igual que en cualquier ciudad española.
Alojarse
Alojarse en Munich es fácil porque tiene una enorme oferta hotelera de todo tipo, desde el hotel más modesto a los grandes hoteles de lujo. Los precios razonables y al uso. Es fácil conseguir alojamiento por internet en hoteles de 4 estrellas absolutamente céntricos, por menos de 100 € la habitación con desayuno, como referencia.
La zona de alrededor de la Hauptbahnhof está llena de hoteles y a un paso del centro histórico. Comer en Munich es además un placer, está lleno de todo tipo de establecimientos donde se sirven comidas: cervecerías, bares y restaurantes de todo tipo y denominación, pasando claro por las comidas regionales, que abundan en las grandes ciudades: italianos, chinos, japoneses, indonesios, pakistaníes, turcos, españoles y de todo. No creo que puedas tener problema para comer en Munich. Con el añadido de que es barato.
Siete personas durante tres días, comiendo muy bien, variado y en perfiles de restaurantes completamente distintos(ibamos con niños y ya se sabe: quiero spaguetti) no hemos pagado en ninguna ocasión más de 100€.

Una recomendación para Comer: la Hofbräuhaus Muy recomendable en ese sentido es pasarse por la Hofbräuhaus en el cruce de las calles Bräuhausstrasse con la Orlandostrasse (muy cerca de la Marienplatz callejeando un poquito, unos 200 mts).
Se trata de una antigua cervecería creo que del siglo XVII , enorme, con dos plantas. Abajo tienen un gigantesco salón lleno de grandes mesas donde la gente se va sentando hasta que queda sitio. El techo esta pintado con frescos la decoración es la tipicamente bávara y suele haber una orquestina tocando ruidosos temas populares. Deliciosa. Al fondo hay un patio del que la cervecería toma el nombre, donde también te podrás tomar unas cervezas, si es que tienes buen tiempo. Arriba subiendo unas impresionantes escaleras, tienes un restaurante más clásico lleno de salones medianos, todos ellos decorados con madera, bancos, mesas de madera maciza etc. Las camareras van ataviadas con los trajes típicos de baviera. Y bueno, a pedirse maravillosas cervezas en dosis mínimas de medio litro, lo normal es la jarra de un litro y los platos que querais (disponen de carta en varios idiomas).

Los platos siempre están generosamente servidos, tienen una carta más que amplia pero podeis fiaros de cualquier cosa que incluya la palabra Wurst (salchichas o embutido en general) en Alemania tienen cientos de clases distintas de lo que nosotros llamamos salchichas y muchas formas de cocinarlas y servirlas, pero todas ellas están deliciosas. Mi recomendación, dejaros llevar y pedid, que todo está muy bueno. Quizás la Sauerkraut o choucroutte(col fermentada en vinagre, que se sirve como acompañamiento) para el que no esté acostumbrado resulte demasiado, aunque merece la pena probarla; que no os la pongan en todas las guarniciones y que mejor la sustituyan por otras cosas como por ejemplo Karttoffelnsalat o ensalada de patatas que en la Hofbräuhaus la hacen de maravilla.
Probad y luego me contais. Vereis lo que es comer bien, en un sitio con historia (creo que hitler acostumbraba a reunirse allí con los amigotes y allí fue donde se gestó el Putsch del 29 y sufrió algún que otro atentado) y muy bonito, todo por un precio más que asequible: en España en un sitio de esas características te cobrarían el doble y los nostalgicos de los años 30 y 40 estarían dispuestos a pagar el triple.
Bien cerramos el capítulo comidas con un resumen: comerás bien, variado y barato ¿qué más se puede pedir?

La Ciudad Vieja
En cuanto a la ciudad es fácil moverse por ella, una ciudad de algo más de un millón de habitantes que en su centro tiene un círculo que es la ciudad antigua (Altstadt) de gran interés turístico, con los museos, tiendas, callejas, cervecerías etc, etc.
Desde el mismo centro de esta ciudad vieja y hacia el norte sube un parque alargado que se llama el Englischer Garten y justo al norte de la ciudad vieja la ciudad olímpica en un enorme parque, allí se celebraron los juegos de 1972. Todo bien comunicado por metro. La ciudad vieja muy facil de andar y además plana como la palma de la mano y con carril bici en todas y cada una de las calles de manera que es una muy interesante opción el alquiler de bicicletas para toda la familia y los niños lo agradecerán: nunca olvidarán esa ciudad. Hacia el este de la ciudad vieja pasa el río Isar y en una isla del mismo se encuentra el Deutsches Museum. Pero volvamos un momento atrás. Para describir el paseo recomendable para llegar.
Cómo llegar al Deutsches Museum

Entras a la ciudad vieja desde cualquier dirección según donde tengas tu hotel y te diriges hacia el centro, porque en el centro mismo esta la Marienplatz una de las plazas de ayuntamiento más bonitas de Europa.
Para que te hagas idea, recuerda mucho a la plaza del ayuntamiento de Bruselas. En el centro a su vez de la plaza esta la columna con la estatua de Maria (y dos bocas de metro) porque los muniqueses tienen una buena proporción de católicos, es un sitio estupendo para quedar citado con la gente porque está muy claro y se llega fácil. Ya he dicho antes que todas las calles del centro están plagadas de tiendas y logicamente de iglesias, catedrales, monumentos de todo tipo y esas cosas, ya sabeis. En conjunto un sitio precioso y sumamente interesante…tambien para comprar o sea cuidado con la visa.

Una vez que estais en la Marienplaz y dejando el ayuntamiento a vuestra izquierda, os dirigis a la calle que teneis justo al frente, tendreis que pasar debajo de una torre con un arco por el que sale la calle. Estareis pues en la calle Tal caminando en dirección más o menos este. Seguid recto hasta que llegueis a una de las puertas de la ciudad vieja. Literalmente, una puerta con dos torres y lienzo de muralla. Se llama la Isartor o puerta del Isar porque a unos 300 mts de alli está el Isar.
Habeis dejado atrás la ciudad vieja y si seguis rectos por la calle principal, orientación sudeste aproximadamente, os encontrareis el río. A la derecha, justo después de pasar el primer puente vereis el Deutsches Museum. En realidad no estais al otro lado del río, sino en el centro, porque se trata de una isla.

Deutsches Museum
El Deutsches Museum es un museo dedicado a la tecnología fundamentalmente alemana aunque no exclusivamente. Son 140.000 mts de salas si no recuerdo mal, cuatro o cinco plantas principales y una torre con planetario. Es enorme. De hecho creo que es un disparate intentar visitarlo entero de una tacada, es mejor concentrarse en aquello que te interesa. Por cierto es un museo donde los niños se lo pasan estupendamente porque pueden manipular muchas cosas, casi todo se puede tocar y está muy pensado para ellos.
Pero claro, hablando de tecnología hay cosas más divertidas y cosas más ásperas. Puedo recomendar entre otras la sala de Trenes eléctricos que es una gran sala con sillas para sentarse y ver las exposiciones que son a las horas en punto, cuando todos los trenes se ponen en marcha y puedes seguirlos con la vista pero también en una pantalla gigante con lo que graban las cámaras que llevan las pequeñas locomotoras. La sala de Puentes y carreteras, llena de maquetas de puentes y ciudades de un detalle increible, la sala de imprenta para el que le interese, una sala donde hay una fábrica completa de ladrillos en miniatura y donde tú puedes fabricar y llevarte tu propio ladrillito y asi sucesivamente.

Navegación y Aeronaútica

Pero las dos salas más espectaculares para mis intereses son la de navegación y la de aeronautica: te puedes tirar el día entero en esas dos salas, mientras la familia da vueltas por el resto.

Nada más entrar al museo te encontrarás de frente en la primera planta la sala de navegación: es inconfundible porque hay un velero de dos mástiles del siglo XIX completo dentro. Impresiona. Más atrás un pesquero a los lados maquetas, artilugios y objetos de navegación de todo tipo: canoas, kayak, una barca de competicion de remo de 8 bancos (creo) y asi de todo.
Al fondo y un poco a la izquierda os encontrareis la pequeña torre del U1 con sus dos periscopios. Ojo porque es facil que pase desapercibida, solo asoma aproximadamente un metro a la superficie de la planta baja, que es como si dijeramos el nivel del mar. El resto del submarino esta bajo la superficie, es decir en la primera planta sótano (tiene varios sótanos en los cuales podreis ver una mina de carbón completa e inmensa, sumamente inmensa):
Es el U1.


Sala de proa con las tres compuertas de los tubos. A la izquierda se puede ver el inodoro.



Profundimetro, también observamos una batería y un cilindor de aire comprimido

Detalle de un torpedo, además, repartidos por la sala de navegación hay varios modelos más de torpedos que podrás ver.


Zentrale donde se pueden observar los distintos diales, válvulas y volantes


Literas de la marinería



Motores


Detalle de llaves, interruptores y volantes del motor electrico (en primer plano)


La vela cortada con los dos periscopios y donde se aprecia lo que parece un timón


Placa en inglés y en alemán con una frase de Leonardo y una breve referencia al comienzo de la flota submarina en alemania y a su desarrollo posterior.

Ampliar
Esquema del U1, construido en 1906. Clicka en la imagen para ampliarla

Como podeis deducir de las propias fotografias, el submarino esta completo y el casco esta cortado en ciertos sitios de manera que desde fuera estas viendo el interior. NO entras en ningun momento dentro del propio submarino, pero es que por el tamaño y por la cantidad de visitantes eso seria imposible. Sin embargo la sensacion de estar dentro es muy fuerte porque la distancia es infima, de hecho puedes tocar el casco en toda su longitud y el interior en muchos sitios si alargas la mano un poco.

Pero eso no es todo en la sala de navegación, el sótano está lleno de maquetas de barcos de todas las epocas a unas escalas enormes, podreis ver galeones, acorazados de la IWW y de la IIWW y todo tipo de navios de cualquier epoca con un nivel de detalle impresionante.

En la parte de atrás y en el primer piso y parte del segundo tendemos la sala de aeronautica. Otra impresión para el corazón cuando ves un Me 109 y un Me 262 completos y autenticos, ademas de un junker en el que puedes entrar y no se cuantas cosas mas, incluida la cabina de un boeing o un puesto donde te podras sentar y mover la palanca y los pedales y ver los correspondientes efectos en la maqueta de un avión que tienes delante, no en una pantalla.

Sólo estas dos salas ya merecen de sobra la visita al museo, creedme.


En esta fotoo se observa un precioso Me 109 en todo su esplendor y si, esta así delante de ti para que lo toques y lo acaricies si quieres.


Esta foto de un 262, sólo la estropea mi presencia, pero es que no me pude resistir.

Consejos complementarios

La entrada vale 8.5€ para los adultos y 3€ para los niños hasta 12 años.
He ido un par de veces, unas no me he encontrado colas (sabado de mayo), pero en el mes de agosto había unas colas enormes, de manera que tuve que volver a la mañana siguiente a las 9 menos cuarto (abren a las 9) para no tener que sufrir cola y efectivamente pude entrar sin problemas, ni retrasos. Asi que por si acaso esa es la opción que recomiendo. Creo que cierran hacia las 17.30 o 18.

La Tienda

Fuera del propio museo, en el patio, hay una tienda que es en si una maravilla, venden todo tipo de objetos y recuerdos, desde maquetas, globos terraqueos, posters, relojes, extraños puzzles, mecanos y cosas asi. Muy recomendable echar un buen rato revisando el material, porque seguro que algo interesante encuentras.
Si sabes alemán disfrutarás además con la sección de librería de la propia tienda que está más que bien servida. Todo libros referentes a las secciones del propio museo, por ejemplo las zonas de naútica y de aeronaútica estan muy, pero que muy bien, en alemán eso si.


Y con esto creo que puedo dar por finalizado este recorrido por Munich y por el Deutsches Museum. En resumen se trata de una ciudad muy interesante, preciosa y barata de visitar desde España, donde se come bien y se puede hacer un poco de todo y donde especialmente podrás visitar el Deutsches Museum que será todo un descubrimiento para cualquiera al que le guste la tecnología, pero resultará inolvidable para los apasionados de la navegación o de la aeronaútica.
Un viaje muy interesante para plantearselo como un fin de semana largo, como unas cortas vacaciones o como el punto de partida para un viaje más largo, porque además la ubicación de Munich en el mapa de europa es privilegiada. A 150 km de Suiza y a 80 Km de Austria, desde alli se puede visitar media alemania, toda suiza, toda Austria, Chequia…más que material suficiente para planificar varios viajes.
Una magnífica ciudad para tener siempore en cuenta.


Visita, texto y fotografías realizadas por Joaquín Bretones

Atrás
Nota Legal y Copyright ©
Inicio
Contacto