Accesorios

Siendo el modelismo una actividad que requiere concentración, lo primero que se debe tener en cuenta es lograr un espacio privado y personal donde desarrollar la actividad.

Este espacio debería estar bien iluminado y bien ventilado, con una buena mesa de trabajo que permita las más variadas maniobras con la obra con la mayor comodidad posible.

A continuacuón os explicaremos cuales son los accesorios más utilizados por el modelista a la hora de construir (o ensamblar) sus maquetas.



Lupas y Soportes

Como se trabaja con elementos muy pequeños, debemos contar con una serie de accesorios que nos permitan primero ver lo que manejamos, y luego poder manipularlo con las mayores garantías. Un buen soporte con una buena lupa son esenciales para tal fin.

Algunos de estos elementos incluso tienen una suerte de brazos sujetadores, que se pueden utilizar para sostener una pieza en cuestión e irla trabajando mientras la observamos a través del lente.



Muchas veces debemos contar con otro tipo de accesorio, más dúctil más versátil y menos estático que un soporte, necesitamos ver detalles en ángulos incómodos y para eso nada mejor que un buen par de gafas, pero que nos permitan ver minuciosa y realmente detalles a simple vista poco perceptibles.

Existe una buena gama de gafas, algunas más sofisticadas que otras, con iluminación incorporada como las uqe vemos en la imagene inferior, aunque también podemos contar con algunas menos ostentosas y no por eso menos útiles, en el ejemplo de abajo vemos un sencillo soporte con una lente de aumento.

Estos artefactos nos dejan las manos libres con capacidad para obrar.



Pinzas

Una vez con los elementos a la vista, se debe proceder en consecuencia, muchas veces cuando trabajamos con modelos cuyas partes son muy pequeñas, nuestros dedos resultan demasiado grandes para sujetarlas, o para colocarlas en lugares ajustados, por lo que debemos contar con elementos que nos permitan maniobrar eficazmente.

Existen en el mercado infinidad de adminículos que podrían utilizarse con éxito, pero habiendo probado unos cuantos de ellos podemos concluir que se debe recurrir a lo que está realmente certificado.

La relojería es un oficio, para algunos una profesión o un arte, en el que se trabaja con minúsculos mecanismos de precisión, muchas de sus herramientas, o mejor dicho instrumentos, son muy aplicables al modelismo, ya que también en esta actividad se deben manejar elementos demasiado delicados para los dedos de la mano humana que muchas veces requieren de precisión en la manipulación, sobretodo cuando hay que llevarlos a escuetos destinos.

Una buenas pinzas nos ayudarán en gran forma, abajo mostramos un juego que abarcaría cualquier espectro de maniobra con piezas diminutas

Son la extensión de nuestros dedos, a pesar de que carecen de tacto pueden prensar y maniobrar objetos demasiado pequeños o frágiles, quizá no sea necesario un juego completo, simplemente con una recta y una curva sea suficiente, o simplemente una sola, dependiendo de las cosas que nos toquen hacer, imaginemos que tengamos que armar un navío en cuyo velamen estén presentes cientos o quizá miles de nudos, evidentemente nuestras manos necesitan algo para cumplir esa función. En el caso de nuestros U-Bootes no hay que hacer tanto nudo pero las barandas, los cables, el armamento, las escalas, las antenas y los radares en escalas pequeñas ameritan el uso de algún instrumento para su manipulación.

Tomamos de los relojeros sus lupas y sus pinzas para la visualización y maniobra, como luego tomaremos de los cirujanos el bisturí para los cortes.


Bisturí

Separar de los Srues las piezas no es algo que deba tomarse a la ligera.

Cuando uno da sus primeros pasos en el modelismo a veces la ansiedad lleva a desprender las piezas con las manos de los soportes que el fabricante del modelo ofrece para presentarnos las pequeñas piezas que luego van a terminar componiendo la maqueta. No es imposible hacerlo así, ni siquiera está demasiado mal, pero seguramente algunas piezas sufrirán las consecuencias.
Han de imaginarse que desprender el armamento de un sumergible en escala 1/350 ó 1/700 conlleva cierto riesgo de que las pequeñas piezas que representan el objeto a recrear se rompan con el esfuerzo de desprenderlas de sus soportes, (o Sprues como realmente se llaman).
Contando con una simple hoja de acero muy afilada podemos hacer el corte justo en el lugar preciso, minimizando de esta forma la posibilidad de roturas indeseadas.
Tomemos del Cirujano el bisturí, de la misma forma que tomamos del relojero las pinzas y la lupa.

Existe una variada gama de estilos de hojas, los profesionales de la cirugía dominan sus aplicaciones, el modelista deberá tomar las más aptas para el trabajo que pretenda llevar a cabo, o simplemente las que más confianza les otorgue.



Limas

Una vez cortadas, las piezas deben prepararse para la fase de pegado, para lo cual debemos pulirlas o limarlas para desprender los restos del plástico inyectado que pudo haber escapado por los bordes del molde, restos que no solo molestan sino que desmerecen la obra quitándole sustancialmente el ansiado realismo.

Los relojeros cuentan con limas especializadas de diferentes tipos, preparadas para trabajar sobre metal. El modelista les brindará un trabajo menos pesado, haciéndolas actuar sobre plástico u otros materiales blandos como resinas, obteniendo de esta forma los resultados necesarios para que la pieza trabajada haya sido bien desprendida del Srpue y bien limada o pulida, y que no se noten en ella ni el sector por el cual estaba sujeta  ni los restos de plástico excedentes del molde.

He aquí un ejemplo de un juego de limas de relojero  de acero duro que bien pueden utilizarse para tales funciones.



Pinturas

Habiendo visto, cortado y sujetado la o las piezas que se convertirán luego en un modelo a escala, lo que viene como paso siguiente es el armado.
Para llevarlo adelante necesitamos pegar y pintar. En la inmensa mayoría de los modelos a escala que lleguen a nuestras manos los fabricantes no proveen ni pinturas ni pegamentos, salvo excepciones normalmente asociadas con ofertas especiales y/o temporales, por lo que el modelista deberá elegir los insumos necesarios para completar la obra.

La pintura es una de las fases finales en el modelismo, quizá la más importante, ya que en esta etapa es cuando se pueden imprimir en el objeto recreado los elementos que le otorgarán luego la fidelidad y el realismo.
Es una etapa crítica, ya que un mal resultado de la pintura pueden estropear sin dudas un montaje muy bien logrado, de la misma forma, un buen resultado puede convertir a un modelo de no muy alta calidad en una obra digna de admirar.

En los primeros años del desarrollo de la actividad modelística, se contaba con pocas marcas de pintura para el hobbie  y se  intentaba imprimir en la representación el color más o menos aproximado, en ocasiones a partir de los colores primarios y sus mezclas hasta llegar al color que sugería el fabricante de la maqueta a ensamblar.

Hoy día, firmas especializadas en el tema han hecho un detallado estudio de los colores de acuerdo a la época y ponen a disposición del entusiasta una gama muy grande, por no decir total, de los colores que se necesitan para efectuar una representación históricamente fiel.


Es muy importante a la hora de la finalización de nuestros trabajos haber hecho una elección correcta de los colores,  intentando que estos se asemejen lo más posible a los originalmente utilizados en el objeto a representar.

Para un relevamiento más ilustrativo, dividiremos a las pinturas en clases y tipos.

Podemos decir entonces que tenemos varias clases de pintura, y dentro de cada una de esas clases varios tipos.

Dentro de las clases se presentan principalmente:

  • Esmaltes
  • Acrílicos
  • Lacas
  • Artísticas
  • Barnices

Esmaltes

En Inglés enamel, fueron las pioneras en el rubro. La característica principal de esta clase es la capacidad  de cobertura. Muchas veces renecesita una sola mano para cubrir superficies y dejarlas con un color homogéneo. Están compuestas por una base aceitosa además del pigmento, que suele encontrarse sedimentado en el fondo del recipiente, por lo que se debe mezclar y batir bien antes de usar hasta dejarlas con una textura densa y pareja. El diluyente para estas pinturas es el aguarrás o los específicos que casi siempre las distintas marcas ofrecen al consumidor.

Los esmaltes tardan bastante  en secar, en un par de horas secan al tacto, en 6 horas secan completamente dependiendo de la relación esmalte-solvente,  y no es aconsejable dar una segunda mano hasta pasadas 24 horas. Los esmaltes no deben mezclarse con pinturas acrílicas ya que sus vehículos y solventes son diferentes. Tampoco debe pintarse con esmaltes sobre una capa de acrílicas.
Pueden ser aplicadas a pincel, o a aerógrafo, también hay presentaciones en spray.
El mayor rendimiento de esta clase se obtendrá con el aerógrafo.
Dentro de esta clase tenemos tres tipos: esmalte brillante, semibrillante y mate


Acrílicos

Las pinturas acrílicas intentan imponerse en el mercado debido a que son menos tóxicas que los esmaltes debido a que se diluyen con agua, y su decapante es el alcohol (aparte de diluyentes y decapantes propios de cada marca).
Esta clase de pinturas nos brinda varias ventajas, aparte de la de ser más saludable que es la principal,  tenemos la posibilidad de que mientras no haya fraguado podemos remover la totalidad de la pintura simplemente poniendo las piezas bajo el grifo. La acción del agua, el solvente natural de los acrílicos, desprenderá la pintura fácilmente mientras no haya secado, y nos permitirá comenzar nuevamente habiendo corregido el error.

El secado es muy rápido, por lo que si hay que remover no se debe perder tiempo. De acuerdo a la capa aplicada puede tardar apenas minutos en secar al tacto. La cobertura que brindan los acrílicos no es tan densa como los esmaltes, por lo que se deben aplicar más capas para obtener el mismo resultado de cobertura. Sin embargo y he aquí otra ventaja, el acrílico una vez fraguado, ocupa menos espacio que fresco, lo que quiere decir que las capas dadas van a ser una vez secas bastante delgadas y los detalles en el plástico o metal del modelo quedarán más de manifiesto que si utilizáramos esmaltes. Pueden ser aplicadas a pincel y no dejarán rastros de arrastres como pasa habitualmente con los esmaltes aplicados a pincel por ejemplo. Una vez seca la superficie pintada quedará sin marcas de las barridas clásicas del pincel, aunque ameritará quizá mas capas para una buena cobertura.
Pueden aplicarse con aerógrafo y también obtendremos excelentes resultados, pero debemos cuidar que el puntero o boquilla del aerógrafo sea el adecuado para esta Clase de pintura, ya que como secan tan rápido pueden fraguarse en la propia boquilla causando interrupciones en el flujo de la pintura, se deberá cuidar de este detalle.

Al igual que en los esmaltes, en esta clase también tenemos tres tipos: acrílico brillante, semibrillante y mate.

Lacas

Existe una subclase que se encuentra entre las pinturas y los barnices que son las lacas.
Utilizadas habitualmente en el automodelismo, son prácticamente la misma formula que las utilizadas en la industria automotriz. Su solvente es el Thinner  Acrílico y su aplicación es únicamente con aerógrafo, el pincel no es aconsejable pues dejará rastros. Sus características  fundamentales son el brillo y la dureza. Suelen soportar bastante más las inclemencias de la  intemperie que las anteriores, razón por la que algunos modelistas de radio control las utilizan para sus modelos. Para estos casos también pueden utilizarse directamente las pinturas de la propia industria automotriz, como las poliuretánicas por ejemplo. Estas pinturas son  epóxicas, para fraguar necesitan de un catalizador, cuya proporción en la mezcla es la responsable de que la pintura seque más o menos rápido. Esta clase de pintura  otorga un acabado brillante (pintura sólida) y mate (pintura perlada). Se necesita diluyente poliuretano y catalizador para su uso. Para manipularlo tarda entre 1 a 2 horas y el secado completo entre 1 a 2 días.


Artísticas

Podemos definir como artísticas a aquellas pinturas que desde siempre han sido utilizadas por otras artes. Nos referimos concretamente a los óleos, pasteles, témperas y acuarelas.

La pintura al óleo se compone de pigmentos molidos mezclados con un aceite que se seca al estar expuesto al aire.
Los pigmentos, o polvos de color, deben ser insolubles, insensibles a la decoloración, y químicamente inertes. El aceite suele ser de linaza. A veces se añade barniz a la mezcla y luego se tritura, resultando una pasta cremosa y espesa que se envasa en tubos flexibles. Suele ser muy dúctil, permite su mezcla con esmaltes y se disuelve con aguarrás o thinner, aunque su solvente específico es la trementina.

Se aplicarán los óleos solamente a pincel, y en el modelismo son utilizados mayoritariamente para dar efectos de envejecimientos y desgastes, y no para cubrir superficies como colores base por ejemplo. La témpera y la acuarela al contrario del óleo, se disuelven al agua y son utilizados también solamente para generar efectos.

Barnices

Se trata de la etapa final de la pintura y se presentan también en tres tipos, brillantes semibrillantes y mates. Existen barnices que se disuelven con Thiner o Aguarrás y también tenemos barnices acrílicos solubles en agua. Deben aplicarse con aerógrafo para garantizar que el producto sea esparcido homogéneamente por la superficie a cubrir. Cuando una superficie es pintada con pintura brillante, puede luego pasar a la tonalidad mate aplicando el barniz adecuado, así como también de la forma inversa, cuando la superficie está pintada en mate la podemos abrillantar con los barnices brillantes o semibrillantes correspondientes. Al igual que en los esmaltes, no es aconsejable aplicar barnices que se disuelven con solventes orgánicos sobre superficies tratadas con pinturas acrílicas ya que se corre el riesgo de estropear la obra.


Adhesivos

El modelismo es una actividad que nos lleva a crear, y la creatividad en el modelismo se convierte en nuestro principal instrumento.

Debemos componer una obra a partir de las piezas que nos ofrecen los fabricantes de Kits, un modelo o maqueta a escala en la forma más realista y perfecta posible.
Puede también que las piezas a unir las hayamos fabricado nosotros mismos haciendo uso de la antedicha creatividad, valga la redundancia, incluso de materiales diversos, siendo así entonces debemos evaluar el uso del adhesivo o pegamento más adecuado, tengamos en cuenta que algunos de los principales elementos que debemos considerar a la hora de armar, son justamente los materiales que nos harán concluir satisfactoriamente nuestra obra.

Existen en el mercado una enorme variedad de pegamentos que nos ayudarán en nuestras vicisitudes, algunos de los cuales no están orientados hacia nuestra área pero aplican muy bien a las necesidades que se nos vayan presentando.



Lo mejor será clasificarlos de acuerdo a sus características y generalidades, y por supuesto al tipo de uso para el cual fueron creados, es decir, determinar cuales adhesivos o pegamentos pueden utilizarse para unir materiales iguales, materiales diferentes, pero sobretodo materiales que comúnmente utilizamos en la actividad que nos ocupa.

Hemos de ver también que se deberá disponer incluso de varios tipos, ya que nuestras tareas exigirán versatilidad, por lo que sin dudas habrá que contar con materiales versátiles que se ajusten a las circunstancias, incluso en este tema tampoco está todo dicho, ya que la industria del adhesivo siempre ofrece nuevos recursos que deberemos sobre el ensayo y el error adoptar o descartar.

El primer punto es la norma principal que debe regir a la hora de unir dos mitades de algo, la higiene y el ajuste; las piezas a unir deben necesariamente estar libres de polvo o grasa y tener relación coherente

Siempre y cuando trabajemos en el ensamblaje de un modelo plástico como los comúnmente ofrecidos en el mercado en las diferentes escalas existentes, tendremos que tener en cuenta que siendo éstos de material en base a poliestireno, lo más adecuado sería utilizar un pegamento orientado hacia las uniones en este tipo de materiales, sin embargo podremos ver que incluso para cubrir la antedicha necesidad tenemos diferentes opciones.
Podríamos también estar fabricando nuestros propios modelos en base a planos, utilizando para ello materiales no plásticos como madera, metales o resinas, o simplemente incluyendo accesorios, que por supuesto necesitan de otro tipo de pegamentos o adhesivos y también de otras técnicas de ensamblaje…

Enumeremos entonces de acuerdo a propiedades y características las diferentes opciones.


Cemento para Poliestireno

Los cementos para Poliestireno, que incluso vienen en ocasiones, dependiendo del fabricante y del modelo incluidos en el Kit, son pegamentos que actúan por solvencia, es decir, disuelven el plástico utilizado en las maquetas cuando son aplicados, proporcionando una unión tipo soldadura entre las dos piezas de plástico a montar.
Al evaporarse este cemento, o mejor dicho solvente, que suele secar bastante rápido, tendremos una unión consistente pero con una pequeña capacidad para la corrección, que al cabo de dos o tres minutos se irá fraguando hasta lograr una unión rígida.
Es recomendable utilizar el cemento en poca cantidad, ya que el excedente fundirá innecesariamente la zona en la que se asiente, por lo que se recomienda eliminar rápidamente si rebosa o hay algún sobrante
Pueden encontrarse en dos presentaciones, en pasta, o más líquidos, para aplicar con un pequeño pincel.


Adhesivos en base a Cianocrilato

Se trata de un tipo de adhesivo que se han popularizado en los últimos años, y cuyo uso puede resultar sorprendente. Los cianoacrilatos son los adhesivos instantáneos, que se secan en segundos reaccionando con el aire, y al evaporarse su vehículo queda una capa de material transparente y rígido que proporciona uniones firmes y duraderas.
Una única gota de este tipo de adhesivos permite un encolado de gran resistencia, llegando a los 350kg por centímetro cuadrado fraguando  en pocos segundos. Estos cementos en base de cianoacrilato tienen un aspecto líquido e incoloro.
Generalmente se presentan en pequeños recipientes de  3 ó 4 gramos de adhesivo, pero también existen presentaciones industriales de mayor capacidad.



Las superficies a pegar deben ajustarse lo mejor posible para obtener un contacto perfecto, ya que el producto actúa utilizando el principio de la capilaridad. Por supuesto las superficies a adherir deben estar limpias y ajustar perfectamente.

Hay que tener en cuenta que el fraguado es muy rápido, tanto que no tendremos tiempo de corregir o ajustar la posición de las piezas, así que deberemos realizar las pruebas en seco antes de aplicar el cianoacrilato. Su uso es recomendable en uniones de precisión en las que se requiera una gran resistencia.

El Cianocrilato no es el adhesivo más adecuado para materiales porosos, aunque se han desarrollado versiones precisamente para estos casos.


Existen versiones estudiadas para su aplicación en maderas o materiales flexibles, su consistencia suele ser gelatinosa y de fraguado es más lento, pero en general su comportamiento es similar a la versión original líquida de secado instantáneo
Los recipientes que contienen el producto  deben exponerse lo menor posible a la luz solar, pues ésta degrada el cianoacrilato al ser un producto sensible a los rayos ultravioletas.
La humedad ambiente elevada y el frío hacen que su propiedad fundamental  de fraguado instantáneo se vea menguada al punto que si nos toca un invierno húmedo, adherir con cianocrilato resulta mucho más lento que en el verano, cuando los días son secos y la temperatura más elevada.

Al manipular este tipo de adhesivo deberán extremarse las precauciones, si los dedos o parte de la piel se pegara, podríamos llegar requerir asistencia médica para separarlos. Si es escasa la superficie unida podríamos hacerlo nosotros mismos con mucho cuidado y una hoja afilada del estilo del bisturí.
Este producto produce vapores que irritan los ojos y las mucosas, por lo que se sugiere utilizar poca cantidad y a distancia prudencial del rostro si es que se trabaja sin protección ocular
Debemos también cuidar la higiene del envase, los restos del producto acumulados tanto en la boquilla como en la rosca de la tapa se fraguarán.


Adhesivos epóxicos

Son aquellos que dependen de un catalizador para poder fraguar. Normalmente los encontramos en presentaciones que contienen dos unidades o envases de tubos, recipientes, o barras que deben mezclarse en partes generalmente iguales para que fragüen.



Las instrucciones de los fabricantes sugieren mezclar bien los contenidos de los dos envases diferentes (A + B) y no exponerlos a esfuerzos hasta haber pasado un tiempo prudencial de su secado.

También tenemos prácticas presentaciones en las que vienen los dos tubos juntos para inyectar paralelamente ambos productos sobre la tabla de trabajo, o superficie en la cual vamos a realizar la mezcla.



Pueden ser transparentes o de color base gris o blanco, también los tenemos de fraguado lento o rápido, algunos incluso secan en 5 minutos luego de su mezcla. Suele ser útil conservar la tablilla en la que ésta se realiza para tener una noción comparativa del estado de la unión realizada de acuerdo a los restos del adhesivo que no fue utilizado.

Este producto forma un tipo de polímero muy útil para unir distintos tipos de materiales, como plástico a madera o a metal, formando una unión rígida y firme. El excedente del producto puede ser lijado, por lo cual es bastante útil para rellenar cavidades o incluso fabricar piezas llegado el caso, si contamos con el molde adecuado o las herramientas que lo permitan.


Adhesivos de contacto

Este producto de apariencia gomosa y muy viscosa, nos otorgará si lo utilizamos correctamente una unión firme, fuerte y a su vez elástica, ideal para piezas de igual o diferente tipo de materiales que están expuestos a vibraciones.


Es bastante utilizado en modelismo naval, ya que se adhiere perfectamente a la madera, por supuesto al igual que los demás adhesivos necesita de las condiciones mínimas indispensables para su buen resultado, es decir, las superficies a pegar deben estar limpias de grasas o polvo y deben mantener relación, ya que como su nombre así lo indica, es un adhesivo de contacto que no nos servirá para rellenar cavidades o pegar superficies que no estén perfectamente juntas.

Se aplica en capas  con una espátula, en ambas superficies a pegar, dejando secar antes de unir.

Nos damos cuenta cuando el producto está pronto para cumplir con su función porque la superficie impregnada por el adhesivo de contacto se torna opaca y su grado de viscosidad disminuye; es cuando debemos proceder a juntar ambas partes aplicando presión constante, (evitando que queden burbujas de aire entre las partes o en el producto) y al cabo de algunas horas gozaremos de todas las propiedades de la unión.

Se debe proceder con cuidado durante el uso del producto ya que es muy inflamable y no es recomendable acercarlo a fuentes de calor. Tampoco es recomendable que el producto tome contacto con la piel ya que puede producir irritaciones.  También debemos tener precauciones con respecto a la ventilación del lugar donde lo utilizamos,  ya que simplemente se trata de Neopreno disuelto en solventes orgánicos, que al evaporarse permiten que el producto en sí se adhiera a la superficie en la cual fue aplicada, pero en el proceso se generan vapores tóxicos que pueden producir nauseas y/o mareos, e incluso intoxicaciones, por lo que se recomienda el uso con el criterio adecuado.


Cola Blanca

Este tipo de adhesivo es sin dudas el más antiguo de todos, ya que se usa en carpintería desde la antigüedad. En los albores de ciertas artes, este producto era utilizado para pegar o encolar madera, y sencillamente se trataba de polvo de cereales mezclado con agua, que al secar mantenía adherencias relativamente firmes en uniones de madera que coincidieran perfectamente. Luego para otorgar mayor resistencia se comenzaron también a mezclar al producto antedicho resinas vegetales naturales, logrando entonces mejores resultados.

En la actualidad ya no utilizamos estas materias primas para fabricar el producto, sino que nos basamos  en materiales vinílicos, que sin embargo  mantenien las mismas características y propiedades, incluso son solubles en agua, lo que nos permite una gran facilidad para la higiene tanto de las herramientas o instrumentos aplicados en el uso del producto como del resto del entorno.

Tenemos distintos tipos de presentaciones, que van desde recipientes de más de un Kilogramo hasta envases de pocos centímetros cúbicos, dependiendo de la concentración y aplicación del producto, pero básicamente todos son similares en sus características y propiedades.

Si rebosa basta simplemente con limpiar el excedente con un paño embebido en agua y podremos retirar fácilmente el producto que sobre.
Es ideal para pegar madera con madera, madera con cartón y papelería en general, ya que su característica más importante es la gran facilidad que tiene para aliarse con la celulosa presente en estos materiales.

En el modelismo suele utilizársela también en el plástico, ya que otra propiedad del producto es la transparencia  luego del fraguado, por lo cual es aplicable cuando tenemos para pegar piezas transparentes como cabinas de aviones, ojos de buey, ventanas, blindajes de vidrio y todo lo que debemos representar como transparente.

Fragua de acuerdo al medio ambiente, si tenemos mucha humedad y frío fraguará lentamente, si por el contrario la temperatura es alta y el ambiente seco fraguará más rápido, obteniendo una unión firme entre las piezas de madera a unir.

Aunque no es una de sus mejores características, podemos rellenar espacios con el producto, dado que su viscosidad así lo permite, pero debemos proceder a varias aplicaciones para esto, ya que el producto fraguado ocupa menos espacio físico que fresco. Luego, con cuidado, una vez totalmente seca la unión  puede lijarse

Para finalizar podemos acotar que en materia de adhesivos por supuesto no está todo dicho, como ya lo dijimos antes la industria está en constante desarrollo lanzando al mercado nuevos productos periódicamente, y es muy probable que vayamos descubriendo elementos que sin estar diseñados específicamente para la actividad que desarrollamos, sean perfectamente aplicables a nuestras necesidades, y entonces deberemos concluir que, tal cual comentáramos al principio del artículo, la creatividad del modelista se vuelve su principal instrumento.


Atrás
Nota Legal y Copyright ©
Inicio
Contacto